El Hierro Digital

RECORDANDO A UN BUEN AMIGO

Valora este artículo
(0 votos)

No hace mucho tiempo que, en estas mismas páginas, comentáramos
sobre el humano asunto de los atentos visitantes que, por una u otra
razón, o...por miles de ellas, se han quedado definitivamente a vivir en
nuestra hogareña y querida isla de el Hierro.
Muchos de éstos, seguramente, aprovechando su extraordinario clima
perseverante, así, como el singular trato habitual de sus buenas gentes;
admirando la reposada sencillez de toda una sana vida, tranquila y sosegada
que, por cada esquina o rincón, a pleno pulmón, les era factible el poder respirar.
También, nos atrevíamos a alertar sobre los posibles peligros amenazadores
de tener que acoger a la fuerza a personas y familias enteras, que fuesen poco
recomendables en nuestro habital entorno, debido al mal uso de sus otras distintas
poco recomendables insanas costumbres, no todo lo limpiasy naturales que
tanto desearíamos.
¡Miren por donde, hoy le traigo un palpable modelo de alguien que enseguida,
supo amoldarse como era debido y correspondía, habiéndonos dado el más fiel
buen ejemplo de servicial, agradable común y excelente convivencia!
Tal fue el caso del ya tristemente desaparecido, Don VICENTE LÓPEZ ORTEGA.
Fue un hombre que vivió unas fabulosas etapas de grandes y emocionantes
aventuras, habiendo encontrado en todas ellas, sinceros afectos, amoríos, fortuna,
ruina y...¡hasta venturosa dicha!
A lo largo y ancho de esta sorprendente existencia, uno, ha tenido también la feliz
oportunidad de conocer, de tratar a seres, a personas que, a primera vista, suelen
caernos como viejos camaradas de siempre; resueltamente atentos y simpaticos,
sin ninguna clase de hipocrecías y falaces opiniones.
Este especial personaje, se afincó en nuestro pueblo, morando en él, durante muchos
años, conviviendo honradamente como un herreño más, habièndose unido en matrimonio
con una ejemplar paisana,a la que solía llamar,"MI MUÑECA", transmitiéndonos pura
alegría, por donde quiera que pasara, poniendo a flor de ojo esa especial virtud del
clásico peninsular que, con un par de manzanillas en un frágil vaso, rodeado de alegres
compañeros, enseñaba a disfrutar a más no poder, con dos aceitunas en un plato, tres
lonchas de queso ahumado y, dando salerosas palmadas gitanas, en un pis-pás, era
capaz de organizar él solito, por todo lo alto, una prolongada jarana de señor padre y
muy señor mío.
Tenía un "déjame entrar" único, especial que, hasta el más cabizbajo, tenía que levantar
bien alta la cabeza y esbozar esa alargada sonrisa que... hablando, hablando, se convertía
en sonora carcajada.
A su lado, lo pueden afirmar cuantos le conocieron, nadie se podía aburrir.
¡La tristeza, brillaba por su ausencia, regocijándonos por el tan peculiar estlo que tenía de
pronunciar palabras con gracioso acento de duro militar, acostumbrado a mandar y
a recibir órdenes, algo que, desde muy jovencito sintiera, por haberse incorporado al
heróico Cuerpo de la Gloriosa Legión Española, inculcando en él, todo un detallado
historial de hechos y realidades, plenos de emocionantes momentos patrióticos, de los
cuales, las actuales juventudes, por completo, desconocen, al verse libres de no tener que
cumplir con el tan traído y llevado tema del antiguo Servicio Militar obligatorio.
Don VICENTE, siempre refutó, compadeció y lamentó, ese especial decreto, ya que,
según sus propias palabras, " EN EL CUARTEL, SE ENCUENTRA UBICADA LA
VERDADERA FORJA DE HOMBRES, POR SER UNA DURA ESCUELA DE LA
VIDA, CON SUS MUCHOS VARIADOS ASPECTOS DE SACRIFICADOS MOMENTOS"
Les relato aquí, aquellos momentos, y privaciones, protagonizados por él, cuando, medio ciego de valor,
luchando como un jabato, arriesgando la vida, su existencia, procuró sofocar incendios,
en muchos de los cuales participó, salvando del cercano peligro a los agitados habitantes
de una señalada población que todavía han de recordarle, con carisma de salvador y padre.
Nunca procuramos hablarle de morteros, cañones, ametralladoras, granadas y fusiles, porque,
desde el ánima, gatillo, hasta la propia espoleta y fulminante, era capaz de pasarse horas enteras,
describiéndonos sus mortífaras virtudes de terroríficas destrucciones.
¡Todo lo sabía al dedillo: Desde el temprano toque de diana al de retreta, hasta la hora del rancho
y del permiso!
¡Fue un veterano lleno de sabia experiencia de la que, cuando te agarraba, no te soltaba, explicándote
detalles y secretos que te dejaban turulo!
Muchos de ustedes, se preguntarán: ¿A QUÉ DIABLOS HA SACADO RAFAEL HA RELUCIR A
ESTA DESAPARECIDA persona, a esta figura, a este hombre que siempre andaba dando vueltas y
revueltas por Valverde, viviendo como un nativo más, sin serlo?
Les contesto:¡FUE UN TIPO MUY MAJO, MUY SIMPÁTICO, ATENTO y, si todas estas comprobadas
virtudes suyas no merecían un simple comentario... ¡que venga Dios y lo vea!
RECORDEMOS AL QUE HA MUERTO,
CON AGRADABLE MEMORIA.
¡ELLOS, HAN LLEGADO A UN PUERTO,
DEL QUE NADIE, NUNCA A VUELTO,
PARA CONTARNOS SU HISTORIA!
********************************************************************************************
Rafael Zamora Méndez.-
Santa Cruz de Tenerife.-
Julio- 2.015

Redacción

Si quieres proponer temas de debate, noticias, entrevistas digitales, encuestas o remitir cualquier sugerencia relacionada con nuestro periódico  escribe a: redaccion@elhierrodigital.es

Sitio Web: www.elhierrodigital.es

Escribir un comentario


Código de seguridad Refescar

Dirección: Aurora Murciano. © El Hierro Digital | Todos los Derechos Reservados

Acceso o Registro

Identificarse con facebook

Registro

Registro de usuario