Logo
Imprimir esta página

CAMBIOS DE CHAQUETA por Luciano Eutimio Armas Morales

Valora este artículo
(0 votos)

La expresión "cambio de chaqueta" se emplea usualmente de forma 'peyorativa, cuando en el ámbito político alguien cambia de un partido o grupo político a otro. Pero ocurre que en estos juicios simplistas y simplificados, con frecuencia no se analizan las circunstancias y motivaciones que concurren.
La participación en la actividad política, puede ser debida básicamente a tres factores:
a) Los que actúan tratando de servirse del puesto o cargo obtenido para conseguir beneficios económicos para sí o sus allegados, ya sean lícitos, como un cargo bien remunerado, o ilícitos, como sería el caso de comisiones o prebendas obtenidas por favorecer a algún particular o empresa.
b) Los que actúan tratando de satisfacer un ego por un afán de protagonismo y de notoriedad, superpuesto a veces a un cierto sentido mesiánico, en comportamientos con frecuencia asociados a ciertos complejos de inferioridad y delirios de grandeza.
c) Los que actúan por una vocación de servicio a la sociedad. Son los únicos que tienen legitimidad moral para representar a un colectivo de ciudadanos y es el grupo más numeroso de los políticos anónimos y sacrificados en miles de pueblos, pero como no son protagonistas de escándalos y corruptelas, no suelen salir en los medios de comunicación.
La representación política normalmente se obtiene por medio de un grupo o partido político, que tiene señas de identidad propias y programa, con el que se identifican los afiliados y simpatizantes.
Pero es evidente que cualquier organización humana es susceptible de entrar en un proceso de decadencia o de ser dominada por personas que no comparten los fines de la misma y pretenden utilizarla en beneficio propio, con lo que los que quieren respetar el ideario de la misma tienen dos opciones: intentar cambiarla, o abandonarla.
En nombre de unas siglas, de un partido, o de una religión, se han cometido los mayores genocidios de la humanidad, dándose sin embargo la paradoja, de que sus fundadores pretendían la felicidad y bienestar de los ciudadanos. Y si no, piénsese por ejemplo en la paradoja de Jesús diciendo: "Amaos los unos a los otros, como yo os he amado", y un Cardenal Gran Inquisidor mandando a quemar vivos en la hoguera a los infieles o a los herejes. El abandonar una adscripción política no es necesariamente una traición. Lo que es una traición es pervertir los ideales y los fines de la misma, y convertirla en un sistema perverso y clientelar de obtención de votos, para ponerlos al servicio de ambiciones personales y de intereses económicos. En esas circunstancias, permanecer en esa agrupación o partido político, puede suponer una complicidad por omisión.
Cuando se produce una catástrofe provocada por un terremoto en una zona poblada, acuden de inmediato a socorrerles las fuerzas del estado que corresponda con todos los medios oficiales disponibles, y se suman también medios de otros estados y voluntarios de ONG tratando de salvar vidas y paliar los efectos de la catástrofe. Pero también acuden delincuentes, que tratan de desvalijar pertenencias ajenas, aprovechando la confusión y la indefensión de las víctimas.
En cualquier caso, es curioso constatar cómo algunos que se incorporan a la vida política por afán de poder, de notoriedad y de beneficio propio, son incapaces de aceptar que otros puedan actuar por principios, por solidaridad y por la obligación moral de contribuir a un mundo mejor para futuras generaciones, y agradecer la herencia recibida de nuestros padres, aunque eso implique "cambiar de chaqueta".
Aquí valdría el viejo proverbio de "piensa el ladrón que todos son de su condición". Como si los que se dedican a hacer saqueos entre los restos de una catástrofe, pensaran que todos los que van a ayudar e intentar salvar vidas son unos delincuentes como ellos.
El verdadero traidor nos es el que cambia una prenda de vestir por otra. El verdadero traidor es el que traiciona los principios, los sentimientos y la solidaridad que todo proyecto colectivo altruista debe comportar, tratando de utilizarlos en beneficio propio o de sus allegados.

Luciano Eutimio Armas Morales

Lo último de Luciano Eutimio Armas Morales

Dirección: Aurora Murciano. © El Hierro Digital | Todos los Derechos Reservados