El Hierro Digital

EL POETA NACE Y...NO SE HACE

Valora este artículo
(0 votos)

De nuevo, amigos de "EL HIERRO DIGITAL" a sabiendas de lo mucho que al intelectual herreño, le agradan los buenos y sonoros versos que contengan el elevado aliciente moral de un ejemplar contenido, me permito presentarles este encantador Poema, nacido de la inspirada especial musa de mi buen amigo y colega, JOSÉ GREGORIO REYES GARCIA, en la firme seguridad de que será acogido con el mayor de los entretenido deleites:
Poema infantil para compartir: EN UN BOSQUE CERCANO.
Original de: JOSÉ GREGORIO REYES GARCÍA

En un bosque cercano,
vivía una familia de mariposas,
Muy coloridas y graciosas,
Entre las hojas de un manzano,
Todos en el bosque se conocían,
Las arañas, las moscas,
los ciempiés, los escarabajos,
las abejas, las polillas
las hormigas, y hasta
Algún saltamontes un poco cotilla.
Las mariposas revoloteaban,
Como coquetas danzarinas,
creí un día oír sus risas,
Como si les hicieran cosquillas,
Parecían un ballet,
Entre flores azules, rosas y amarillas,
Las abejas sin embargo,
Laboriosas y con prisas
Tomaban el néctar y el polen
De todas las flores que podían
sin importarles el color,
ni el tamaño que tenían.
También trabajaban sin descanso,
Las hormigas noche y día,
Buscaban por todas partes
el sustento y la comida.
Para tener bien provisto
De alimento el hormiguero,
Para cuando llegara el frio
De los meses de invierno.
Los escarabajos fortachones
Revolvían cada trocito del suelo,
Y enterraban bajo tierra,
Todo lo que encontraban muerto.
Así lo mantenían limpito,
Con olor, siempre a fresco.
Las polillas por las noches,
Inundaban casi todo el cielo,
También habían mosquitos,
Un búho muy mayor
Y un grupito de murciélagos
Que pasaban muy veloz
Entre las fayas y los brezos,
No chocaban por los pelos,
Casi se rompen los besos.
Los ciempiés siempre andando
No necesitan zapatero,
Tienen pies de sobra,
Para recorrer el mundo entero,
pasito a pasito van por el bosque
De uno al otro extremo.
Las arañas tejedoras
Hacen sus redes al viento
Con finos hilos van cosiendo
Sin descanso muy trabajadoras
Entre ramas del ciruelo,
Del nogal o del almendro.
Las moscas siempre están,
Cuando al bosque yo me acerco
Las veo por todas partes
En las flores y en el suelo,
Flotando en el aire, en el ciruelo
En la punta de mi nariz,
y en mi bocadillo de queso.
Todo esto lo sé,
créanme ustedes que les digo
que yo nada me invento
que aunque no soy ratón,
conejo, erizo, ni abubilla.
Me lo conto un saltamontes muy cotilla,
me contó mas cosas muy contento,
Pero otro día les contaré otros cuentos,
De un cernícalo, de un cuervo y de una aguililla.
Espero que les haya gustado,
todo esto sucedió,
en un bosque muy cercano,
lleno de fayas, brezos y almendros,
nogales, ciruelos y un manzano,
Y colorín colorado,
Este poema se ha acabado.

**************************************************************

JOSÉ GREGORIO REYES GARCÍA.

Escribir un comentario


Código de seguridad Refescar

Dirección: Aurora Murciano. © El Hierro Digital | Todos los Derechos Reservados

Acceso o Registro

Identificarse con facebook

Registro

Registro de usuario