El Hierro Digital

Luciano Eutimio Armas Morales

Luciano Eutimio Armas Morales

¿Y si el dinero desapareciera?

Publicado en Cartas al Director

Luciano Eutimio Armas Morales
Bueno, no me refiero a una desaparición del dinero como medio de intercambio para el pago de bienes y servicios, sino del papel moneda. De los billetes de banco, vaya. ¿Qué ocurriría si de pronto desaparecieran?
En las sociedades primitivas el intercambio de hacía de unos bienes por otros mediante un trueque. Posteriormente se usaron el oro y la plata, que no eran perecederos y resultaban más fáciles para almacenar, derivando en la acuñación de monedas como unidad de valor en Anatolia y Grecia en el siglo VII AC, hasta que en la edad moderna se comenzó a utilizar el papel moneda (En España con Carlos III en 1.780), que resultaba más fácil de manejar y almacenar y daba derecho a intercambiarlo por oro y plata.
Durante la Segunda Guerra Mundial, en la Conferencia Monetaria y Financiera celebrada por las Naciones Unidas en New Hampshire en 1944, se decide la creación del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional y se sientan las bases de una política librecambista internacional, usando el dólar como moneda de referencia y conservando esa convertibilidad en oro, hasta que el presidente Nixon suspendió esa convertibilidad en 1971. Y a partir de ahí, el valor de un billete de banco es pura cuestión de fe. Y así hasta hoy.
Los billetes de banco se utilizan para el pago de bienes y servicios por ser cómodos, ligeros y fáciles de utilizar. Cierto. Pero cada vez menos.
En el año 2.008 se calcula que en España "circulaban" de forma casi invisible, unos 60.000 millones en billetes de doscientos y de quinientos euros. ¿Ha visto usted alguna vez un billete de 500 €? Si se repartieran los billetes de quinientos euros en circulación entre todos los españoles, a cada uno le corresponderían dos, pero... ¿Dónde están los míos? Los billetes de banco es un medio de pago que inexorablemente tiende a extinguirse, como se extinguieron en momentos históricos el uso cotidiano del trueque, los metales preciosos y gemas, las monedas de oro y plata, y los billetes convertibles.
Cuando resulta masivo el uso de medios de pago electrónicos, y se puede comprar un bien o pagar un servicio con tarjetas de crédito, tarjetas de pago, teléfono móviles, tarjetas recargables, y hasta se puede retirar dinero de una cajero o pagar sin tener tarjeta, sino sólo poniendo la palma de la mano en una pequeña pantalla. Cuando ya en países como Suecia sólo el 2,% de las compras se pagan en efectivo. Cuando en países como USA, si un cliente efectúa el pago de su estancia en un hotel en efectivo, lo notifican a la policía. Cuando en países como España, no se pueden hacer cobros y pagos en efectivo entre empresas por importe superior a 3.000,€, y cualquier transacción superior a 10.000,€ a través de una entidad financiera, debe ser notificada a la Agencia Tributaria. ¿Qué sentido tiene la existencia de billetes de 200,€ y de 500,€? Pero podríamos ir más lejos, ¿Qué sentido tiene la existencia de billetes de banco?
Supongamos que las autoridades monetarias deciden dar un plazo de treinta días para retirar todos los billetes de banco en circulación, y sustituirlos por bonos de una Caja General de Depósitos, dinero electrónico y depósitos bancarios. Que continuasen únicamente en circulación las monedas metálicas, y que todos los ciudadanos al presentarse para hacer canje de los billetes, tuvieran que acreditar el origen del mismo y tributar como ingresos no declarados. ¿Se imaginan?
Esa especie de Caja General de Depósitos para particulares y empresas a partir de un importe mínimo, podría ser una entidad oficial con garantía del Estado en la que ni cobrarían ni pagarían interés por lo depósitos, y en la que un porcentaje de sus saldos medios lo invertirían en Deuda Pública con la garantía del Estado, con lo que amortizarían los gastos generales de funcionamiento de la misma.
Porque si, por ejemplo, los billetes de quinientos euros no cumplen su misión de servir para el pago de mercancías y servicios, porque hasta el mismo ministro de economía Luis de Guindos dice que nunca ha visto uno, ¿Para qué sirven?
Sirven como instrumentos de pago en transacciones con fraude fiscal. Sirven para pagar y cobrar sobornos. Sirven para llevarlos en maletines a Suiza, a Andorra o a otros paraísos fiscales. Sirven para pagar cargamentos de drogas. Sirven como medio de pago en negocios ilegales. Sirven en fin, para meter algunos en un sobre y entregárselos como sobresueldo a algunos políticos, sin que tengan que declarar ni tributar por ellos.
¿Qué ventajas tiene para el Estado la existencia de billetes de banco? Por una parte, es obvio que disfruta de una financiación a tipo cero, que podría suponer un ahorro de mil millones de euros al año; y por otra parte, es un instrumento de la política monetaria.
Ahora parece que Europa intenta reactivar su economía, para lo que el Sr. Drahi va a poner en marcha la máquina de hacer billetes en una cuantía que supondría unos 3.300,€ para cada europeo, pero no se hagan ilusiones, porque casi todo se quedará en los mercados de capitales sin que los ciudadanos europeos y pequeñas empresas puedan notarlo en forma de créditos blandos y preferentes.
En cuanto al primer beneficio, si por una parte, al retirar los billetes de banco se pierden esos mil millones de euros por ese crédito a tipo cero, por otra parte se podrían recaudar quizá veinte mil millones en impuestos por afloramientos de patrimonios y economías sumergidas.
Y en cuanto a la utilización de la máquina de hacer billetes... Pues que se impriman billetes de un millón de euros cada uno y desaparezcan todos los demás, según esa propuesta magistral de Paul Kruman. Habría más seguridad, menos riesgo de atracos, más transparencia en las actividades económicas, y se dificultarían diversas actividades delictivas.
Resumiendo: ¿Para qué sirven los billetes de doscientos y quinientos euros? Para facilitar el comercio y las transacciones, no, desde luego. Sirven para facilitar la evasión fiscal, la delincuencia y la corrupción. La mayoría de los trabajadores, amas de casa, pensionistas, estudiantes y pequeños empresarios, no sólo no utilizan billetes de 200 o de 500 euros en sus transacciones, sino que nunca han visto uno.
¿Por qué los políticos no se atreven a suprimir la circulación de billetes de banco, con el ingente ahorro de manipulación que supondría el sustituir los billetes por el dinero electrónico y el incremento de la recaudación fiscal? ¿Será porque los políticos que nos gobiernan y nos han gobernado, en lugar de defender los intereses y derechos de los trabajadores, pensionistas, estudiantes, amas de casa y pequeños empresarios, tratan de proteger los intereses de los evasores fiscales, los delincuentes y los corruptos?
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

¡ DECAPITADO! Por Luciano Eutimio Armas Morales

Publicado en Hablando Claro

"...ciega el corazón de este pueblo, tapona sus oídos y cierra sus ojos, no sea que vea con sus ojos, oiga con sus oídos y entienda con su corazón" Profecía de Isaías. Antiguo Testamento.

Personalmente sólo he tenido una breve conversación de cortesía con Pedro J. Ramírez hace tres o cuatro años, con motivo de la presentación de un libro de otro escritor en la última planta de la Casa del Libro de Gran Vía, 29. Como lector, he seguido con cierta regularidad sus "cartas" dominicales del periódico "El Mundo", y he oído y visto muchas de sus intervenciones en debates o entrevistas en medios de comunicación audiovisuales.
Dicho lo anterior, quiero decir también que Pedro José Ramírez Codina no es santo de mi especial devoción, digámoslo así, si nos atenemos a las diferencias ideológicas entre quien propugna una sociedad totalmente liberal, como él, y quien defiende una sociedad más solidaria, como es mi caso.
Tampoco comparto esa ética periodística que tolera o promueve a veces campañas de distorsión, sensacionalismo e incluso manipulación, como pudieran ser los casos de la vida privada de Ruiz Mateo, la campaña contra Polanco cuando Gómez de Liaño instruía el caso Sogecable, o la feroz e insidiosa ofensiva mediática cuando la investigación por los atentados del Once.M
Y nada tengo que opinar, porque pertenece al ámbito de su privacidad, de sus aventuras o sus desventuras extramatrimoniales que tanta repercusión mediática tuvieron, porque si en este país pusieran una cámara espía camuflada en cada dormitorio de un personaje público, un verdadero tsunami barrería toda la Península Ibérica.
Si quiero decir, que considero a Pedro J. Ramírez un verdadero monstruo del periodismo en el buen sentido de la palabra. Un personaje controvertido, pero que ha sido pionero en dirigir medios que ha conseguido situar a la vanguardia de la investigación periodística y de la difusión en prensa escrita y digital de este país. Un periodista valiente y crítico con el poder, defenestrado por Felipe González por investigar y difundir lo del GAL y defenestrado por Rajoy por investigar y divulgar lo de Bárcenas.
He sido también lector de "El Mundo", porque muchas veces nos ha ofrecido esa información en exclusiva, o nos ha aportado esa visión y esa perspectiva diferente que nos permiten interpretar mejor la caleidoscópica realidad. Leo en fin este periódico, porque es de los pocos que se han permitido ser crítico con el poder en los tiempos que corren.
Situándonos en este estéril páramo de la prensa nacional, en la que tenemos un periódico como "El País" domado y pastando dócilmente en el pesebre de Montoro gracias a la publicidad institucional; un periódico como "La Razón", dirigido por una especie de secretario particular de Rajoy; y un periódico como "ABC", refugio perenne de monárquicos y lo más rancio de los conservadores, sólo "El Mundo" nos ofrecía una visión divergente con la oficial.
De pronto, Pedro J. Ramírez ha sido decapitado periodísticamente, y dicen que le han ofrecido veinte millones de euros para que se esté calladito durante dos años, hasta después de que se celebren las próximas elecciones. Lo cual contribuirá a que siga progresando sin tantos obstáculos, la política informativa goebeliana impuesta por el gobierno que nos gobierna.
Poco importa que en este país tengamos seis millones de parados sin esperanza, si el PIB del último trimestre del 2013 crece un 0,3 %. Poco importa que Hacienda destine el ochenta por ciento de sus recursos y personal a perseguir al trabajador, al pequeño empresario, al agricultor y al funcionario que representan el veinte por ciento del fraude fiscal de este país, mientas destina sólo el veinte por ciento de sus recursos a perseguir al gran defraudador y las multinacionales, que representan el ochenta por ciento del fraude, porque lo que de verdad importa es que los ricos sean cada vez más ricos, a costa de que las clases medias y los trabajadores sean cada vez más pobres.
Poco importan una Ley de Seguridad Ciudadana , o una Ley del Aborto, o una reforma del sistema judicial que nos meten en el túnel del tiempo y nos sitúan en tiempos pretéritos deslizándonos hacia formas despóticas de gobernar, porque aquí lo que importa es que este pueblo callado, sufrido y sumiso, "no vea con sus ojos, no oiga con sus oídos y no sienta con su corazón".
Pedro J. Ramírez ha querido ser libre y hacernos un poco más libres a nosotros, y por eso le han cortado la cabeza. Hoy, como ayer, es un día de triste para la libertad de expresión.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

¡NO INSULTE, POR FAVOR ¡

Publicado en Cartas al Director

Los profesores J. Kruger y D. Dunning de la Universidad de Cornell (USA), realizaron a finales de los noventa una exhaustiva investigación en diferentes grupos sociales sobre comportamientos y destrezas de personas en función de su inteligencia y habilidades, analizando en la vida real las situaciones que habían estudiado mediante baterías de test y entrevistas a diversos colectivos, y llegando entre otras a la conclusión de que los incompetentes suelen mostrar una alta autoestima, entre otras razones, porque carecen de las herramientas mentales para juzgar su propia incompetencia. Algo que ya es conocido en el campo de la sociología como el efecto Dunning-Kruger.
Sin tantos estudios y trabajos de campo, por aquí ya tenemos una expresión de las de andar por casa que viene a decir lo mismo: "Lo peor de los tontos no es que sean tontos, sino que no se dan cuenta de que son tontos y piensan que los tontos son los demás".
Viniendo todo esto a colación del reciente discurso de fin de año de D. Mariano Rajoy Brey, gallego como otro célebre paisano, aunque en este caso nacido en Santiago de Compostela y no el El Ferrol, en cuyo discurso y posterior rueda de prensa vino a decir entre otras cosas, que referente al caso Bárcenas ha dado la orden de que se colabore con la justicia.
Si repasamos un poquito lo sucedido desde que defenestraron al Juez Garzón por ordenar unas escuchas con la conformidad del fiscal; neutralizaron al juez Antonio Pedreira en muy precario estado de salud, tras una reunión a escondidas en una sacristía de Chamartín con Esteban González Pons; movieron cielos y tierras en la Audiencia Nacional para evitar que el juez Gómez Bermúdez pudiese rozar el caso Bárcenas, y le dieron la "patada hacia arriba" al juez Miguel Carmona, a quien correspondía incorporarse al Juzgado en el que estaba Ruz de forma interina, sólo podemos llegar a la conclusión de que se está produciendo una verdadera obstrucción a la Justicia, porque además...
1- Cuando el Juez Ruz le preguntó a María Dolores de Cospedal por los ordenadores de Luis Bárcenas, dijo que estaban custodiados en el Partido. Y cuando los pidió, resulta que los discos duros estaban borrados. Un análisis de la policía científica reveló que fueron formateados el 3 de julio, cuando ya Bárcenas estaba en prisión, por lo que el juez Ruz dictó un auto por existencia de un supuesto delito de encubrimiento.
Cuando pre preguntaron al juez Gómez Bermúdez su opinión sobre ese hecho dijo tajantemente: "Yo no le hubiese pedido los ordenadores al Partido Popular, yo los hubiese requisado desde el primer momento".

2- Cuando a Estrella Domínguez, secretaria en la sede del PP desde hacía más de veinte años, le preguntó el Juez por los dietarios en los anotaba las visitas y actividades de Bárcenas, dijo que se le habían perdido.

3- Cuando el juez Ruz reclamó las grabaciones de las cámaras de seguridad del PP en las que supuestamente podían aclarar las visitas de los empresarios que fueron a la sede de la calle Génova a hacer donaciones al partido, le informaron de que esas grabaciones habían sido borradas.

4- Cuando el juez Ruz le requirió a la secretaria de Álvaro Lapuerta las agendas, en las que supuestamente constaba la visita del Presidente de Sacyr para entregar 200.000, euros para la compaña de María Dolores de Cospedal en Castilla-La Mancha, dijo que las había "eliminado".

5- Cuando la semana pasada, (¡A buenas horas, mangas verdes!) el Juez Ruz ordena el registro de la sede principal del PP para revisar los servidores informáticos con los correos de Alvaro Lapuerta y Cristóbal Páez, descubren que alguien había borrado todos los e.mails.

Que a estas alturas de la película el actual Presidente del Gobierno de España se atreva a decir públicamente que está colaborando con la Justicia, cuando el 87,% de los españoles según encuestas del CIS no le cree ni confía en él, sólo puede llevarnos a una conclusión: D. Mariano Rajoy Brey es tonto, porque subestima la inteligencia de los ciudadanos y carece de las herramientas mentales para juzgar su propia incompetencia. ¡Es un verdadero insulto a la inteligencia!

Es una anécdota más en medio de la gran crisis que estamos sufriendo, porque se trata de una crisis económica y una crisis de valores que se ha extendido apoyada en tres potentes agentes infecciosos: la corrupción, el fraude fiscal y la impunidad, pero otro día hablaremos de eso.
Por hoy, Feliz año a tod@s.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

CARA "A":
Juan Roig Alfonso, hijo de Francisco Roig Ballester al que llamaban "Paco el porquero" porque tenía granja de cerdos y carnicerías, nació en Valencia en 1949, se licenció en Económicas con un expediente mediocre y comenzó a trabajar en Cárnicas Roig, propiedad de su padre, al que se asoció en 1977 convirtiendo las carnicerías en tiendas de ultramarinos con el nombre de Mercadona.
Actualmente se le calcula una fortuna personal de 5.800 millones de euros, la segunda del país, por delante de fortunas clásicas como los Botín, los March, las Kloplovich o la Duquesa de Alba, representada básicamente por el 78,% de las acciones que posee de Mercadona. Es lo que los americanos llaman un "self made man": un hombre que empezó despachando carne en una carnicería de su padre, y hoy administra una empresa que cuenta con 1.411 supermercados y una plantilla de 74.000 empleados.
Mucho se ha hablado y escrito sobre el admirable crecimiento de esta empresa, que ha facturado en distribución de alimentación en 2012 más que Carrefur, Alcampo, Hipercor y Eroski juntos, y que ha merecido una doble página en "The Wall Street Journal" tratando de desentrañar la cultura empresarial de esta singular cadena de distribución alimenticia y la creación de valor de la misma.
¿Cuál es el secreto? Gran parte de su éxito descansa en sus marcas blancas propias, como Hacendado, Bosque Verde o Deliplus, con las que han conseguido una buena relación calidad-precio; crea la figura del interproveedor, que produce en exclusiva para Mercadona; negocia con proveedores reducción del precio a cambio de acortar el plazo de pago, en un tiempo en que la tendencia de las grandes cadenas de distribución era alargar ese plazo, y el resultado son precios de compra más bajos y mejora de productividad.
En cuanto a personal: Permite la conciliación de la vida laboral y personal con flexibilidad de horarios; concede contratos indefinidos a jornada completa en un noventa por ciento, cuando la tendencia del sector son los contratos temporales y jornada reducida; ofrece primas sobre objetivos para toda la plantilla; establece un plan de formación continua para los empleados, e incluso les obliga a leer libros sobre autoayuda y calidad empresarial. Todo esto da como resultado una alta productividad, con un 1,% de absentismo laboral frente al 5,5% de absentismo medio del sector.
Y referente a ventas, han logrado difundir una filosofía empresarial marca de la casa, a la que llaman SPB: Siempre precios bajos con buena calidad. Esa percepción de los clientes de que Mercadona ofrece una buena relación calidad-precio, es una publicidad gratuita boca a boca, más efectiva y barata que las costosas campañas publicitarias de la competencia. Si además, prescinden de las típicas ofertas-gancho tan frecuentes en el sector, y suprimen la publicidad y reducción de precio asociadas a las mismas, también aumenta la productividad.
Añadir quizá, que el posicionamiento en núcleos de población densamente poblados con tamaños intermedios entre los grandes hiper y los pequeños supermercados de barrio, con las ventajas por comodidad y proximidad de estos y las de una potente cadena de distribución de las grandes superficies.
Productividad es la palabra obsesión de Juan Roig, cuando entra en uno de sus supermercados y le pregunta a una vendedora cuantos kilos de peras ha vendido, o le pregunta al coordinador del centro cuantos clientes han entrado ese día.
Se trata de un empresario admirable, cuyo eficiente modelo de empresa es objeto de estudio en las escuelas de negocio, que ha impulsado la renovación del sector en España, y que contribuyó el pasado año a la creación de 6.500 puestos de trabajo netos.
Entre otros muchos galardones, Juan Roig ha obtenido el Premio Príncipe Felipe en el apartado de trayectoria empresarial individual, por su carácter emprendedor e innovador.

CARA "B":
En cuatro años, el auge de las marcas blancas en España, ha supuesto el recorte de unos 86.000 puestos de trabajo en la industria alimentaria. Se calcula por otra parte, en 125.000 los puestos de trabajo perdidos en la distribución alimenticia por regulaciones de empleo, ERES o jubilaciones anticipadas en grandes cadenas, o despidos por cierres o reducción de actividad en pequeños comercios, que no se explican por la reducción del consumo de alimentos, sino por la competencia y el auge de las marcas blancas y otras empresas como Mercadona.
Conclusión: por cada puesto de trabajo que crea Mercadona acogiéndose a la nueva legislación laboral, se pierden tres de otros trabajadores que en algunos casos llevaban diez, quince o más de veinte años en su empresa.
Y es que Merdadona no ha sido propiamente una empresa innovadora y creadora de riqueza basándose en la creación de nuevos productos, el I+D y la exportación, como podría ser por ejemplo Gamesa, vendiendo parques eólicos a varios países, entre ellos USA donde acapara el 28,% del mercado de aerogeneradores; Inditex, estableciéndose con centros de producción en siete países y más de seis mil tiendas repartidas en los cinco continentes o Zeltia, en el terreno de la investigación farmacéutica.
Mercadona en cambio ha sido más bien una empresa depredadora de mercado, que ha crecido a costa de lo que otras han perdido, en base a la modernización de la gestión en el sector y la evidente astucia comercial.
Juan Roig Alfonso tiene una reconocida trayectoria de empresario emprendedor de innovador, pero también de proverbial amistad con Francisco Camps; de figurar como donante del Partido Popular en los "papeles de Bárcenas" con una donación de 150.000,€ para la campaña electoral de 2008, entre otras; de aparecer como paternalista y anti-sindical con algunas condenas judiciales en firme por acoso laboral y malos tratos a trabajadores, y de ser protagonista de titulares por algunas declaraciones suyas, como la de que "...hay que poner medidas disuasorias en Sanidad, en Educación y en Justicia, para que al tener que pagar, los ciudadanos los usen menos".
La búsqueda de rentabilidad de Mercadona le lleva obviamente a tratar de comprar a precios más bajos, para lo que recurre a importar durante todo el años naranjas de Argentina, a pesar de ser valenciano y estar en la región naranjera por excelencia, o importar aceite de oliva de Marruecos y envasarlo en Portugal, en detrimento del aceite de oliva español.
La astucia comercial le lleva a anunciar bajadas de precios cuando comenzó a endurecerse la crisis. Por poner un ejemplo: una paste dentífrica Deliplus que se vendía a un euro, bajó el precio a noventa y cinco céntimos. Pero lo que ocurre es que el cliente habitualmente no lee la letra pequeña, y piensa que está comprando más barato. Pero en realidad, el nuevo formato es de 100 gramos en lugar de 125 gramos del anterior. Resultado: el precio no ha bajado un 5,% sino que ha subido un 15,%.
Y esa misma astucia y visión de negocio, le ha llevado a reflexionar que alrededor de los Mercadona se establecen fruterías, pescaderías y carnicerías. Los clientes que compran en Mercadona productos secos, de limpieza y envasados, pasan luego por la pescadería o la frutería de toda la vida a comprar el pescado o la verdura. Los Harvarcete", les llama Roig.
Pero ya Mercadona ha comenzado una ofensiva comercial con nueva estrategia para acaparar también la venta de estos productos. Por ejemplo, ha firmado acuerdos con cofradías de pescadores, (En Canarias con las de Arguineguín en Gran Canaria, Corralejo en Fuerteventura, y Playa de San Juan y Los Cristianos en Tenerife), para comprarles el pescado fresco. La misma ofensiva va a emprender en el terreno de la carne y el de frutas y verduras.
El resultado previsible es el cierre de muchos pequeños negocios familiares cuyos dueños o empleados se irán al paro, y el incremento de la cuota de mercado de la empresa de Juan Roig. Si además consigue que los empleados de Mercadona "trabajen con la cultura del esfuerzo de los chinos", como dijo en una ocasión, es probable que su fortuna ascienda en un futuro próximo a los ocho o diez mil millones de euros.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Leí la noticia de la interpelación al Gobierno de Mariano Rajoy solicitando una investigación sobre las posibles cuentas que José Manuel Soria, actual Ministro de Industria, Energía y Turismo, ex-alcalde de Las Palmas, ex-presidente del Cabildo de Gran Canaria y ex-Vicepresidente del Gobierno de Canarias, mantiene en Suiza o en otros paraísos fiscales.
Se la envié a un amigo por e.mail con una simple frase de tres palabras: "¿Tú qué crees?" Y el amigo en cuestión, muy alejado siempre de la política y relacionado con el sector de grandes empresas en Canarias, aunque pasando momentos difíciles como tantos, me contestó al siguiente día:
"Yo creo firmemente que sí... La política es la mayor y mejor escuela de corrupción del mundo... En todos los partidos que tengan alguna cuota de poder,... porque si no hay poder no hay posibilidad de corrupción... ¡Vayan todos a la mierda! ¡No pienso votar nunca jamás! A ver cuando nos vemos y charlamos un rato. Un abrazo."
Sinceramente, yo no sé si José Manuel Soria es un corrupto y si tiene cuentas en paraísos fiscales con producto de supuestos sobornos o cohechos. Se rumorea relación con operación Pavía, Edificio Woermann, operación Favorita, Canódromo, Isolux, Mogán, Tebeto, Vanyera... No sé si son habladurías o contienen algo de cierto. Aunque no deja de ser curioso que alguien lleve miles de euros en el bolsillo para pagar viajes o estancias en hoteles, con lo fácil, cómodo y seguro que es pagar con una tarjeta.
Lo que sí creo por otra parte como decía respecto a otro político, es que recurriendo a un simple cálculo de probabilidades en un panorama de corrupción exuberante y omnipresente en todos los partidos que tienen poder y en todas las instituciones, como decía mi amigo, es probable que Soria también sea un corrupto.
En cualquier caso, lo que de verdad nos debe preocupar no es tanto que Soria sea o no un corrupto, pues como se suele decir, qué importa una raya más para un tigre. Cuando el mismísimo Presidente del Gobierno está instalado en la mentira goebeliana para tratar de tapar un caso de corrupción que afecta a su partido y a él mismo, el hecho de que de pronto surja algún caso de corrupción más, no cambia demasiado el panorama. ¡Son tantos!
Lo que de verdad debe preocuparnos es ese "¡No pienso votar nunca más!" que está en la mente de un número cada día mayor de ciudadanos, y que en un porcentaje próximo al noventa por ciento, no creen ni se fían de su Presidente del Gobierno. Asqueados de la política y de tantos casos de corrupción, reniegan de la validez del voto, y por tanto, reniegan de la validez del sistema democrático.
Lo que de verdad debe preocuparnos es la pasividad con la que se acepta esta situación con el recurrente "Pues los otros más": Banqueros que han expoliado a clientes; la casta política y sus adláteres, que no ceden en sus privilegios mientras que han despilfarrado el dinero público en megalomanías o mamotretos inservibles; recortes en educación, sanidad, justicia y servicios sociales; recortes a los funcionarios y trabajadores en general que han perdido en una década algo así como el 30,% de su poder adquisitivo; persecuciones a los que denuncian la corrupción; utilización del poder legislativo y judicial para amparar a los más poderosos y delincuentes económicos utilizando arbitrariamente los indultos o leves condenas en las que nunca se devuelven los millones defraudados; implantación de un sistema de denuncias anónimas al que cobrando el paro hace alguna chapucilla con la que tener un ingreso adicional para mantener a su familia, mientras se recortan los medios para perseguir a los grandes defraudadores fiscales y se modifica la ley para suavizarles las penas; empobrecimiento de la mayoría de la población, mientras una minoría se enriquecen ostentosamente; ¡Casi seis millones de parados! Y ... "Los parados que se jodan!", como dijo una diputada en el Congreso. ¿Y esto no explota?.
Lo que de verdad debe preocuparnos es que, históricamente, una gran crisis económica asociada a una crisis del sistema democrático y de las instituciones y un aumento de las desigualdades sociales, han resultado ser un cóctel explosivo que provocaron por ejemplo que Hitler ganara unas elecciones en Alemania. Y después vino lo que vino.
Aunque alguno, en una situación de crisis similar ni siquiera ganó unas elecciones, sino que alentado por algún intelectual que proclamó eso de "Democratia delenda est", se levantó en armas y se proclamó Caudillo por la Gracia de Dios. Y al día de hoy, algunos nostálgicos, entre los que figura el suegro del actual Ministro de Justicia, ha lanzado un mensaje muy claro: "El ejército no puede continuar callado ante la deriva de España en manos de mafiosos y traidores". Fin de la cita.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Dirección: Aurora Murciano. © El Hierro Digital | Todos los Derechos Reservados

Acceso o Registro

Identificarse con facebook

Registro

Registro de usuario