El Hierro Digital

 

El buque oceanográfico Sarmiento de Gamboa, gestionado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha comenzado una campaña de geofísica en el entorno de la isla de El Hierro. El objetivo de los científicos que irán a bordo es realizar un reconocimiento de la estructura de la corteza profunda, donde se origina la actividad magmática y sísmica. La campaña durará unas 70 horas.


Joan Costa/ CSIC 

Para ello, se realizarán varios perfiles marinos de sísmica de refracción y reflexión al norte y sur de la isla canaria, que se registrarán simultáneamente en las estaciones sismológicas del Instituto Geográfico Nacional. También se realizarán reconocimientos complementarios de gravimetría y batimetría.

La campaña está coordinada a bordo por la Unidad de Tecnología Marina del CSIC y el Instituto Geológico y Minero. Desde tierra, está liderada por el Instituto Geográfico Nacional y el Instituto Jaume Almera, un centro del CSIC, siguiendo las recomendaciones establecidas por el comité científico del PEVOLCA y del propio Instituto Geográfico Nacional. Salvamento Marítimo ha prestado su colaboración en la realización de los reconocimientos previos en la zona de la Restinga y en asegurar la viabilidad de que el buque se adentre en la zona.

Un buque señero

El buque de investigación oceanográfica Sarmiento de Gamboa, una de las instalaciones científicas y tecnológicas singulares del Ministerio de Ciencia e Innovación, fue botado el 30 de enero de 2006. Su construcción fue financiada por el CSIC, el Ministerio de Educación y Ciencia y la Xunta de Galicia. La Unidad de Tecnología Marina del CSIC es la responsable del mantenimiento del equipamiento científico del buque y aporta el personal técnico de apoyo para la realización de las campañas oceanográficas.

Con una eslora de más de 70 metros y una manga que supera los 15 metros, el buque puede llevar a bordo equipos de hasta 25 científicos y 16 miembros de tripulación. Las características del buque permiten realizar misiones continuadas de más de 40 días. Cuenta además con la tecnología necesaria para realizar investigaciones sobre cambio climático, biodiversidad, fondos oceánicos, estudios pesqueros y circulación oceánica.

El buque tiene un área de trabajo en la cubierta principal de más de 325 metros cuadrados, un laboratorio que supera los 94 metros cuadrados y un laboratorio termorregulado de casi 20 metros cuadrados. Estas dependencias, junto al hangar, las neveras y los congeladores, están destinadas para que la recogida de muestras, para preservarlas a la temperatura adecuada y realizar análisis in situ.

Entre las particularidades técnicas que hacen del Sarmiento de Gamboa un buque señero para la investigación marina, destaca su doble quilla retráctil y góndola acústica. El diseño y la ubicación de la quilla aportan flexibilidad para trabajar y obtener unos resultados óptimos, y evita perturbaciones hidrodinámicas, ya que sólo sobresale 3,5 metros por debajo del fondo del barco.

La góndola, situada a proa y bajo la quilla del buque, está preparada para obtener el máximo rendimiento en este tipo de barco. En esta estructura, con forma de ala hidrodinámica, han instalado un sofisticado equipamiento de sensores acústicos y oceanográficos de alta resolución. Este equipo permite cartografiar el fondo y el subfondo marino, así como determinar las corrientes, el posicionamiento de vehículos submarinos, la situación de los bancos de peces y la estimación de biomasa.

El buque dispone asimismo de un sistema de posicionamiento dinámico que le permite mantenerse en una posición fija con una precisión métrica. Los motores diésel han sido diseñados para evitar ruidos y vibraciones, lo que permitirá obtener información de diferentes parámetros oceanográficos de muy alta calidad y resolución sin alterar la fauna marina y el medioambiente.

El Sarmiento de Gamboa es el primer buque oceanográfico español equipado con robots y vehículos submarinos de altas profundidades dirigidos por control remoto. Los AUV's (Autonomous Underwater Vehicle) y los ROV's (Remote Operated Vehicle) podrán llegar hasta los 6.000 metros de profundidad y están preparados para recoger y transportar muestras de los fondos marinos.Recientemente, el barco ha participado, junto al Hespérides, en la expedición Malaspina, un proyecto multidisciplinar liderado por el CSIC para estudiar el impacto del cambio global y la biodiversidad del océano. Los buques acumularon cerca de 9 meses de navegación y 33.000 millas naúticas (una milla náutica equivale a poco más de 1,8 kilómetros).

Publicado en Ciencia y Tecnología

 

El vicepresidente del CSIC admite en una nota interna que hubo descoordinación en la erupción.- Hay críticas porque los datos de Islandia son más transparentes que los de la isla canaria

Los científicos de organismos oficiales como el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el Instituto Español de Oceanografía (IEO), el Instituto Geológico y Minero de España (IGME) o la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) denunciaron en la reunión de coordinación de Madrid, celebrada el 10 de noviembre, que ni siquiera ellos tienen acceso a datos oficiales de la erupción de El Hierro. Así figura en el resumen de la reunión realizado por Francisco Montero de Espinosa, vicepresidente del CSIC, que ha enviado a los participantes y al que ha tenido acceso este diario.

 

El malestar entre los científicos crece por la ocultación de datos necesarios para estudiar el fenómeno y poder publicar en revistas científicas y realizar trabajos de investigación. Los científicos criticaron que tenían acceso de todos los datos de los volcanes de Islandia pero que en El Hierro, el Instituto Geográfico Nacional (IGN) retiene información para monopolizar las publicaciones. El CSIC no ha querido comentar el acta de la reunión, por la que Canarias ya envió una queja.

"Se constata que no están en acceso abierto para los investigadores todos los datos científicos que se están obteniendo por las instituciones que asesoran al PEVOLCA", afirma el resumen realizado por Montero de Espinosa.

La de El Hierro es la primera erupción volcánica en 40 años en España y ha revelado una profunda división entre los organismos que lo pueden estudiar. Primero fue el retraso en pedir un buque oceanográfico, la falta de expertos en vulcanología en el IGN y la reapertura del túnel de la isla en contra de los estudios científicos.

La nota del vicepresidente del CSIC admite "ha podido haber al inicio alguna descoordinación con grupos científicos conocedores del volcanismo de El Hierro. Se han detectado unas deficiencias o necesidades que deberían suplirse de la mejor forma posible para poder continuar con el seguimiento de la actividad eruptiva", aunque también señala que la gestión del IGN "está siendo muy profesional y correcta".

En la reunión, los asistentes pidieron una "recogida sistemática de muestras de los productos eruptivos", una "batimetría comparativa" para "determinar la profundidad exacta a la que se encuentra el edificio volcánico" y un análisis "de la señal de tremor recogida mediante array sísmico para poder determinar la existencia de uno o más focos de tremor, lo que podría indicar la existencia de otros focos eruptivos en otros puntos de la zona, como por ejemplo la zona norte de la isla".

 

RAFAEL MÉNDEZ | Madrid 16/11/2011

 

Publicado en Rescates de Prensa

• Los científicos manejan estas tres posibilidades en un proceso eruptivo que según ellos mismos informan "se mantiene estable"

Científicos del IGN-CSIC afirmaron esta tarde que la situación del proceso eruptivo de El Hierro se mantiene estable aunque en continua vigilancia las 24 horas del día, ya que pueden producirse cambios en su evolución.

Ante esta situación y debido a que continúan los mismos niveles de riesgo, el director general de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias, Juan Manuel Santana, recalcó que "se mantienen las mismas medidas de protección hacia la población ya que son proporcionadas ante la situación actual".

Respecto a la evolución del proceso eruptivo, Ramón Ortiz, responsable de los científicos del CSIC, explicó que, en este momento, se manejan tres posibilidades: que explosione en la costa, en el interior de la isla o en aguas profundas.

Ortiz señaló que estamos ante una fisura eruptiva de varios kilómetros de largo por la que está saliendo magma en diferentes puntos, razón por la que insistió en que lo importante no es la mancha que existe actualmente sino la evolución del tremor.

Según el responsable de los científicos del CSIC lo que ha sucedido hasta ahora nos permite saber que el volcán "pasa por donde se encuentran las manchas, la dirección que tiene y como rompió".

Publicado en Erupción volcánica
Dirección: Aurora Murciano. © El Hierro Digital | Todos los Derechos Reservados

Acceso o Registro

Identificarse con facebook

Registro

Registro de usuario