El Hierro Digital

FIN DE LAS FIESTAS DEL VERANO 2016 EN FRONTERA

Valora este artículo
(0 votos)

Llegado el mes de septiembre, ha vuelto la normalidad a Frontera después de dos meses de bullicios, fiestas religiosas, eventos culturales, actuaciones musicales, encuentros familiares, y muchas cosas más, todas bonitas y entrañables , que nos han dejado un cumulo de recuerdos gratos , para agradecer al Sr. que nos de la necesaria salud para volver a vivir estos hermosos tiempos en el 2,017, año de Bajada de La Virgen de Los Reyes.

Nuestro Valle de El Golfo, nuestra isla toda, tiene a muchos de sus hijos aventados por su destino, viviendo en diferentes lugares, los mas en Tenerife , Gran Canaria y Venezuela, y otros también en La Península y países de Europa, siempre ha sido así, nuestra isla ha sido y sigue siendo cuna de emigrantes, que de una u otra forma, y en circunstancias distintas, al llegar la mayoría de edad, deciden buscar nuevos caminos lejos del marco insular , iniciando su vida profesional, laboral, y
familiar en tierras con mejores oportunidades.

Los de mi tiempo, los que arribamos a la juventud en los años sesenta, en su mayoría tomamos el trillado camino hacia Venezuela, y allí casi todos encontramos el acomodo esperado, era entonces la patria de Bolivar, casi una tierra de promisión , que nos esperaba con los brazos abiertos para ofrecernos oportunidades muy variadas, pero todas esperanzadoras de una vida mejor. Nunca podré olvidar aquella mañana del 26 de Agosto de 1,966 cuando pisé por vez primera tierras venezolanas, y comprendí que llegaba a un país nuevo, extraño, distinto, muy lejos de nuestra querida isla de El Hierro, y que no podría yo imaginar siquiera el destino que me esperaba, unos días después se celebró en una iglesia de Caracas la Fiesta de Los Reyes, pues ya estaba entrozinada en ese templo una replica de nuestra Madre Amada, y al ver tantas y tantas caras conocidas, todos contentos y alegres por estar allí, encaminados según me contaban en distintas actividades laborales, entonces ya experimenté una sensación de tranquilidad y confianza, y en efecto apenas un mes después ya estaba ocupado en una actividad comercial hasta entonces desconocida para mi, y a la cual me dediqué por casi treinta años con gran satisfacción.

Pero, cada vez que un natural de esta querida isla, esté donde esté, siente la llegada del verano, año tras año, aunque sea en sueños o en delirios, se sitúa en Frontera o en cualquier otro pueblo de nuestra isla, y desearía de todo corazón poder estar aquí, disfrutando de nuestras tradicionales fiestas del verano, y es tan intensa la llamada constante de su patria lejana, que un día cualquiera, dejando a un lado a lo mejor mejores condiciones de vida, levanta vuelo de retorno para posarse otra vez en el lugar de partida, es decir en la isla donde vimos la luz primera. Antes, cuando las circunstancias de Venezuela era otras, cuando había cierta facilidad para ir y venir, tanto los herreños como los palmeros acudíamos ansiosos a disfrutar de Las Bajadas de Las Nieves o Los Reyes cada cuatro o cinco años según la isla, y como cada veinte años coinciden ambas fiestas, recuerdo que en 1,965, un barco fletado por emigrantes herreños y palmeros, salió de La Guaira con destinos directo al puerto de Santa Cruz de La Palma, ese viaje era para los pasajeros la ilusión mas esperada desde la cruel y dolorosa distancia, lamentablemente hoy aquella querida Venezuela y sus habitantes, sufren el efecto de unas malas dirigencias políticas que han conducido al país a lo mas desesperante que se puede uno imaginar, Dios quiera que pronto las cosas vuelvan a lo que antaño fue aquel país, una tierra generosa, acogedora, que daba la respuesta adecuada a las ilusiones de quienes llegábamos a su suelo.

Terminado el verano, nuestros hijos y familiares que viven lejos, regresan a sus lugares de trabajo y lucha, dejan nuestros hogares vacíos y nostálgicos, pero contentos por haberlos tenido con nosotros unas semanas de regocijo familiar, esperando el próximo verano 2,017 que además será año de Bajada, y que si Dios lo permite viviremos con la alegría de siempre.

No puedo terminar sin dejar de recordar a los familiares y amigos que Dios se llevó este año pasado, para mi en particular D. Luis Cano, Nicanor Hernández, Ricardo Puyol, Pedro Luis Casañas, y varios mas, que siempre tendré presente en mi corazón.

Escribir un comentario


Código de seguridad Refescar

Dirección: Aurora Murciano. © El Hierro Digital | Todos los Derechos Reservados

Acceso o Registro

Identificarse con facebook

Registro

Registro de usuario