El Hierro Digital

HA FALLECIDO EN VALVERDE D LUIS CANO

Valora este artículo
(0 votos)

Hace apenas unos meses, en un viaje en barco de Tenerife hasta El Hierro, tuve el placer de compartir mesa de tertulia con D. Luis Cano y su esposa, que me contaron venían de regreso de Estados Unidos a donde habían pasado una temporada en casa de su queridisimo amigo El Dr. Sevilla, el conocido cirujano que por unos años ejerció su profesión en El Hospital de Valverde, ya sabía yo, pues en otra oportunidad me lo había contado el mismo Dr. Sevilla en otro viaje de avión que coincidimos en asiento desde El Hierro a Tenerife, que D. Luis Cano había sido para él mas que un hermano, pues fue la persona que mas le ayudó en todos los ordenes cuando vino a El Hierro, y que le guardaría eterna gratitud por su singular comportamiento con él.

En esas horas de barco desde Los Cristianos a El Hierro, tuve oportunidad de oir de D. Luis – gran conversador por cierto- muchas anecdotas de su vida, de sus inicios haciendo carbón en Ajares, de su primer camión Mercedes que le financió su padre D. Jose Cano Febles, para que no se fuera para Venezuela, alla por 1,953, posiblemente el primer camión con motor para gasoil, y al que yo recuerdo circulando por las carreteras de nuestra isla en aquellos lejanos tiempos. Me contaba D. Luis como era su vida diaria de incansable actividad desde primeras horas de la madrugada hasta bien entrada la noche, dia tras dia, año tras año, y entre tantas y tantas anecdotas me contó que el dia de su boda llegó tarde para prepararse para el gran acontecimiento, y que incluso tuvo que casarse sin gemelos en las mangas de la camisa por no haber tenido tiempo para comprarlos.

De aquella larga conversación obtuve la convicción de que D. Luis era un hombre nacido para el trabajo, con iniciativas innovadoras, con conocimientos para la mecanica, y con grandes dotes para la actividad comercial y empresarial que ejerció durante toda su vida, merced a las cuales consiguió un patrimonio muy merecido, y que hoy sus hijos continuan con gran acierto y eficacia, pero ademas de mis apreciaciones sobre esta faceta de su persona, descubrí en sus manifestaciones y conceptos expresados, , a un hombre integro, serio, cumplidor, gran amante de su isla, y naturalmente que un gran esposo y padre para sus cinco hijos, sencillos herederos de las virtudes de su padre.

No podía yo imaginar, que aquella agradable conversación con D. Luis y su esposa durante todo el viaje, fuera la ultima vez que hablaría con este ser humano de tantas cualidades de sobra bien conocidas por quienes le conocieron en su dilatada vida.

Sin duda ha fallecido un herreño ejemplar, y ahora sus hijos al frente de su empresa en el centro de Valverde seguirán el camino que su padre les trazó. Asistí a su entierro y me pareció observar que buena parte del recorrido entre La Iglesia y El Cementerio le cargaron sus nietos y sus hijos, lo cual le dio al momento una dimensión humana mas sublime todavía.

Que Dios le lleve a su Reino, pues D. Luis se lo merece, es el deseo de su amigo Donacio.

Escribir un comentario


Código de seguridad Refescar

Dirección: Aurora Murciano. © El Hierro Digital | Todos los Derechos Reservados

Acceso o Registro

Identificarse con facebook

Registro

Registro de usuario