El Hierro Digital

CRONICAS PRETERITAS DE MI PUEBLO DE FRONTERA

Valora este artículo
(0 votos)
CRONICAS PRETERITAS DE MI PUEBLO DE FRONTERA CRONICAS PRETERITAS DE MI PUEBLO DE FRONTERA Foto: Jesús Armas | http://tradicionesdelhierro.blogspot.com/

               FIESTAS DEL VERANO EN FRONTERA, AÑO 2011 

Cuando escribo esta Crónica de Las Fiestas del Verano en El Valle de El Golfo, todavía resuenan en mis oídos los golpes de tambores y los sonidos de los pitos junto al tañido de las chácaras de los bailarines, que como  año tras año, y así desde mi mas  tierna infancia, le han dado colorido a nuestras Fiestas y Procesiones, y tengo aun frescas las imágenes de nuestro Templo lleno de Fieles, de amigos y vecinos que cada año, cumpliendo un rito  al que no se puede fallar, acuden puntualmente a nuestras Fiestas de Agosto en Frontera. Son estas Fiestas algo muy importante para nosotros los que hemos nacido  en Frontera, Ellas marcan nuestra vida, para nosotros el año empieza  al comienzo del verano, cuando ilusionados preparamos  el viaje a nuestra pueblo, y termina cuando al finalizar el verano nos vemos en la necesidad de despedir a nuestros hijos y nietos, vecinos y amigos, que  por necesidades de la vida han de volver a sus puestos de trabajo fuera del marco insular herreño.

Este año hemos notado gran afluencia de visitantes en El Hierro y también en  Frontera, todos los actos populares han sido muy concurridos, especialmente de jóvenes que, como todos los jóvenes de siempre irradian alegría y  muchas ganas de disfrutar de los  hermosos años de la juventud.  La  programación de todos los actos festivos ha resultado acertada, permitiéndome resaltar entre todos, el Baile De Magos en Tigaday, una innovación dentro del programa de festejos que  tuvo un éxito muy  destacado, se veía La Plaza de D. Benito Padrón  repleta de asistentes, parecía incluso imposible que allí cupiesen tantas personas, tanto las que  ocuparon mesas y disfrutaron de su cena familiar, como los demás asistentes, debo felicitar con alegría a quienes tuvieron la feliz idea de este acto, que por ser el primero pudo haber  tenido alguna deficiencia- que no he oído- pero que seguro que en años venideros ha de ser mas  concurrido todavía. Las Calles de Frontera, los establecimientos comerciales, La Maceta, Las Piscinas de Las Puntas, etc han presentado un  panorama alentador, dentro de la tan nombrada crisis  económica que nos ha tocado soportar en estos  tiempos, y que ya va siendo hora de que nos deje vivir tranquilos,   trabajando todos, mayores y jóvenes, para regocijo de las familias.

En nuestra casa, como en la mayoría de hogares de El Golfo, hemos recibido a nuestros hijos y nietos, que nos vienen a dar alegría con su compañía, y a los que desde niños hemos inculcado el principio de que cada verano hay que venir a El Hierro a Frontera, pues aquí están nuestras raíces, nuestra estirpe, nuestros recuerdos y añoranzas,  pues desde aquí, un día ya muy lejano partimos hacia nuevos rumbos en busca del porvenir , y ahora, ya mayores, entrado en la tercera edad como se dice ahora, no encontramos lugar mas apropiado para vivir, que en este Valle que nos vio nacer,  y aquí los esperamos ilusionados cada año con el deseo de que no pierdan nunca esa amorosa costumbre de visitarnos en Frontera. Los nietos cada vez más grandes, cada año que pasa se nota su cambio, pero también siguen  a sus padres ilusionados para los viajes a El Hierro. Ahora, terminando Agosto, un día uno otro día otro van tomando su camino de regreso dejándonos  con cierto desconsuelo, pero a la vez contentos de haberlos tenido entre nosotros unas semanas que siempre nos han parecido muy cortas, y esperando que Dios nos permita recibirlos otro año aquí  en el mismo sitio, a las puertas de nuestra casa de Tigaday.

En el plano religioso también hemos observado con gran alegría la gran cantidad de personas de aquí y de fuera que han acudido a nuestra Iglesia Parroquial a participar en los actos religiosos,  A nuestro joven y estimado Párroco se le  notaba muy contento por ver El Templo lleno de feligreses, y lo mismo en Las Procesiones por las calles del Valle, destacando entre todas la del día de Candelaria   después de La Santa Misa, por La Montaña de Joapira acompañando a las Imágenes un grupo de niños bailarines , que aseguran la continuidad  de nuestros  ritos folkloricos.

Siempre destaca también La Procesión de la tarde del Día de Candelaria, realmente fue algo  extraordinario,  el pueblo entero se dispuso a acompañar a sus Santos Patronos  en el recorrido de ida y vuelta desde La Parroquia hasta Merese, pasando, como viene siendo habitual, un ratito a acompañar a los ancianos de nuestro pueblo, que  después de una vida de esfuerzo y sacrificio constante en épocas de muchas dificultades para sacar a sus hijos adelante, ahora no tienen otro sitio donde   pasar los últimos años de sus vidas que no sea esta Residencia de  Ancianos, en la cual reciben el   cariño y el cuidado  exquisito de los profesionales que allí trabajan.  Se les  nota  en sus miradas tiernas y resignadas una  mezcla de gratitud hacia sus cuidadores y  un fondo de tristeza por el destino que les ha deparado la vida en su última fase.

Y así termino esta breve Crónica de Las Fiestas del Verano del 2.011,  con la esperanza de que Dios nos permita llegar a las Fiestas del Verano de 1,912, año en que nuestro querido Ayuntamiento de Frontera cumple  su primer centenario,  teniendo su primera sede en  La Casa de D. Gregorio Barrera en La Plaza de Candelaria, frente a La Iglesia . Desde entonces, cada año nuestras autoridades locales e insulares han prestigiado con su asistencia los actos religiosos  en honor de San Lorenzo y Candelaria, y aún en épocas de pobreza y precariedad,  han acudido siempre    bien vestidos, con traje y corbata, por lo cual no se entiende ahora que algunas autoridades acudan a   esos actos  con atuendos  mas apropiados para ir a la playa, restándole prestancia   y solemnidad  a  estos acontecimientos     que deben ser mantenidos  con el decoro y  la formalidad tradicional.

Permítaseme recordar a un queridísimo amigo fallecido repentinamente  en Tenerife ,  en este mismo mes de Agosto, cuando pensaba ir a disfrutar de sus vacaciones en El Hierro,  Valentín Morales Reboso, al que me unían  lazos de amistad y cariño  fraternal , no pudo  realizar su ilusión de pasar como lo venía haciendo desde  varios años atrás  su  verano en El Hierro. Nunca he olvidado que allá en 1.966 cuando mi joven esposa y yo pasamos  por   la población de El Tigre, donde residía,  en Venezuela, camino de San Felix  a donde tendría yo mi primer trabajo en aquel país, nos recibió en su casa   brindándonos cariño y animo para  que  supiéramos encarar con  entereza  los difíciles años que todos sabíamos nos esperaban. A su esposa Mirita y sus hijos, desde esta revista La Voz de El Hierro, que pudiera hacer de vehículo de todos sus amigos y conocidos un abrazo muy fuerte en estas horas de tanto dolor.

Modificado por última vez en

Escribir un comentario


Código de seguridad Refescar

Dirección: Aurora Murciano. © El Hierro Digital | Todos los Derechos Reservados

Acceso o Registro

Identificarse con facebook

Registro

Registro de usuario