El Hierro Digital

La despoblación herreña

Valora este artículo
(4 votos)

 La despoblación humana de un territorio es debida en sentido estricto sobre todo a 2 factores: la emigración y las bajas tasas de natalidad que conducen a su vez hacia el envejecimiento de aquellos que no emigran, con lo cual crece la mortalidad. En este sentido, desde la perspectiva de  una despoblación territorial en concreto, la situación descrita puede poner en peligro la accesibilidad de los ciudadanos a las prestaciones de un estado de bienestar: educación, salud, servicios sociales y cultura.

Es importante que se tenga en cuenta que en el caso único que nos ocupa, excepcional en un contexto de un mundo ya extraordinariamente súperpoblado. El Hierro, según datos del INE del año 2015, cuenta con 10.587 personas censadas aunque los últimos estudios realizados sobre los   habitantes “de facto” de la isla arrojan una realidad (triste) que no alcanzarían los 7.000…¿Por qué sucede esto?

Se trata de un problema de cultura política arraigado y consentido por nosotros, los cuáles hemos permitido un control férreo de la vida pública basado en un interés partidista en el control de la población para seguir generando votos. Si Einstein descubrió la fórmula de la energía en reposo, la clase gobernante de la isla optarían al Nobel del control de votos con la suya. Poca gente=facilidad de acceso= éxito electoral. Un régimen encubierto en donde cualquier atisbo de intoxicación ajena al pequeño feudo será visto como una amenaza al sistema establecido.

Los herreños como pueblo debemos reflexionar sobre lo que nos han hecho aquellos que taponan el potencial de la isla en una poltrona y después acuden a la otra a pedir subvenciones de pesca para no se sabe quien, antes de que nos cierren los colegios, el hospital o la biblioteca por no tener con que llenarlo. Debemos fomentar el desarrollo de la inversión privada siempre en un contexto de sostenibilidad porque de lo contrario, dentro de 30 años, no quedará nadie en la isla más allá de aquellos a los que les da absolutamente igual, aquellos que se llenaron los bolsillos a costa de fomentar la despoblación, aquellos que han hecho del empleo público su hoja de ruta electoral. El empleo público no lo aguanta todo. Está demostrado. Cambiémoslo. Estamos a tiempo.

Modificado por última vez en

Escribir un comentario


Código de seguridad Refescar

Dirección: Aurora Murciano. © El Hierro Digital | Todos los Derechos Reservados

Acceso o Registro

Identificarse con facebook

Registro

Registro de usuario