El Hierro Digital

BAJADA DE LA VIRGEN DE LOS REYES 2017

Valora este artículo
(0 votos)

Los herreños y quienes nos visitan en estas semanas, estamos viviendo con regocijo los actos de La Bajada de La Virgen, que comenzaron el día primero del presente mes de Julio con el traslado de la sagrada imagen desde su santuario en La Dehesa hasta la Villa de Valverde, y posteriormente a los demás pueblos de nuestra isla, unos festejos que terminaran en los primeros días del mes de Agosto, y que ya nos hacen pedirle a nuestra Madre Amada que nos de salud a nuestras familias para volver a vivir La Bajada del 2,021.

Los preparativos y la programación de los actos de La Bajada comienzan desde muchos meses antes, creo yo que el primero de ellos será la izada de la Bandera de La Virgen en los templos y edificios oficiales de la isla, que marcan el inicio de la actividad organizativa, y anuncian a los herreños de dentro y fuera de nuestra isla, así como a quienes vienen a El Hierro durante estos meses previos a Julio, que La Bajada ya está en marcha y que las autoridades de la isla, La Iglesia, La Fundación Virgen de Los Reyes y la Comisión Mixta, comienzan sus reuniones periódicamente para ir coordinando las actividades tanto religiosas como artísticas y sociales para ofrecer al pueblo herreño una nueva edición de su Fiesta Mayor lo más decorosa y solemne posible.

Es digno de resaltar que producto de la labor de todas las personas que forman parte de la organización de La Bajada, hemos podido disfrutar de unos actos bien coordinados, que no ha habido accidentes de tráfico, y que en general todos los asistentes tanto herreños como visitantes, hemos tenido siempre el apoyo y la orientación de las autoridades a la hora de aparcar nuestros vehículos, de tomar las vías adecuadas tanto en La Dehesa como en La Cruz de Los Reyes, en fin que merece expresarse la satisfacción de todos por la muy buena organización de las autoridades y el personal asignado.

La salida de La Virgen desde su santuario se cumplió una vez a la hora programada, y de acuerdo al rito tradicional, con gran afluencia de fieles a La Santa Misa oficiada allí a primeras horas de la madrugada, y el pequeño recorrido hasta la Piedra del Regidor donde el pueblo de Sabinosa se hizo cargo de la imagen según marca la tradición y a las siete de la mañana y con su grupo de bailarines y numeroso público comenzó la procesión que tendría su meta final en Valverde muchas horas después.

Nada que resaltar fuera de la normalidad, salvo la inclemencia del tiempo, con una llovizna pertinaz y un frio intenso, que hubo de ser soportado por los caminantes con gran disgusto, pero que al tratarse de un fenómeno natural y bastante frecuente en la zona se asimiló con resignación. La entrega del pueblo de Sabinosa al El Pinar transcurrió con toda normalidad, sin incidentes, y la comitiva llegó a La Cruz de Los Reyes a la hora prevista, con la suerte de que a esa hora el cielo se aclaró, lució el sol, cesó el frio, y se pudo ver el espectáculo de La Bajada de Mal Paso hasta La Cruz de Los Reyes con el colorido y la belleza que todo el mundo esperaba.

Después de la llegada, comenzó la venia de los grupos de bailarines de todos los pueblos, una innovación introducida desde hace unas cuantas Bajadas, como consecuencia de lo sucedido en 1,993 cuando por imposición de un pueblo y su grupo de bailarines se prohibió la subida hasta Mal Paso de los bailarines de los demás pueblos de la isla, al encuentro de la sagrada imagen , costumbre hasta entonces bien arraigada desde el año 1,945 por lo menos, y cuya modificación de la tradición motivó gran desconcierto en La Bajada de ese año, y fue sin duda el origen de los grandes problemas que nuestra Fiesta viene presentando desde entonces , pues la dejación de la autoridad tanto de La Iglesia- al ser una fiesta religiosa- como de las autoridades competentes , al no imponerse y no acceder a las pretensiones del grupo y pueblo en referencia, ha derivado en que los bailarines se hayan erigido como árbitros y señores de la procesión y de las fiestas, con desastrosas consecuencias para el desarrollo de las mismas, dejando en evidencia que algo nuevo hay que hacer, este esquema que otorga en una procesión religiosa capacidad de decisiones a los grupos de bailarines, necesariamente tiene que ser modificado, y La Iglesia junto a las autoridades tienen que recuperar la autoridad indebidamente cedida a los grupos de bailarines. Si no se modifica esta parte de La Bajada, la misma estará siempre a merced de los caprichos de estas personas y sus grupos, asimismo quitarle a las famosas rayas el concepto de propiedad que piensan los bailarines que les cabe, y que según ellos les permite hacer lo que quieran en su raya. Esto es inadmisible y tiene que ter minarse, en bien de la propia Bajada.

Las venias de los pueblos, antes innecesarias, consumen una buena parte del tiempo que la procesión
dispone para el descanso en La Cruz de Los Reyes, y para la comida y tendida de manteles que antes era reposada y era un símbolo de La Bajada, con tiempo para el regocijo familiar y para la invitación a los visitantes, con intercambio de manjares entre los sin prisas; pero que como consecuencia de lo expuesto ahora es una pura carrera para poder ver la salida de La Virgen, habiéndosele robado a la parada de La Cruz de Los Reyes buena parte del encanto que antes tenía.

Una vez terminadas las venias de los pueblos, se ha venido haciendo la llamada venia general, en la cual participan los grupos de bailarines de toda la isla, y tristemente este año la misma se deslució pues por discrepancias entre dos grupos de bailarines, uno de ellos decidió interrumpirla y abandonar el lugar donde se celebraba, sin pensar el daño que se le estaba haciendo a La B ajada que quedó tocada
Gravemente en su esplendor y vistosidad, con gran disgusto para toda la población herreña, y con el desconcierto de los visitantes que no entendieron tan impulsiva y perjudicial decisión.

Parece que tal actitud ha tenido consecuencias, y algunos miembros del grupo han sido sancionados por la Comisión Mixta con la prohibición de poder participar con su grupo en la Fiesta Real, esta sanción se impuso desde La Comisión Mixta, que está formada por las autoridades de la isla, la iglesia, y los mayordomos, y se les impuso esta sanción como medida ejemplarizante , y la misma sanción se le impuso a un grupo de personas del grupo de bailarines de Valverde, que según la misma Comisión Mixta tuvo un comportamiento inadecuado en la entrega de los bailarines del Norte en Tejeguete, y después a la entrada a la iglesia de Valverde.

Nuestra Bajada de La Virgen está herida de gravedad según mi criterio, y se necesita una radical modificación de sus esquemas.

Sorprendente nos ha resultado además, que desde sus mismos pueblos y de sus autoridades locales no se les haya reprendido a estas personas sobresalientes de los grupos de bailarines, por su comportamiento irrespetuoso y falto de todo civismo, que ha perjudicado el buen nombre de La Bajada; pues ha resultado todo lo contrario, que han sido fervientemente defendidos, incluso amenazando con que por la fuerza vendrían a bailar y participar en la Fiesta Real , y esta actitud ha parecido totalmente fuera de lugar, tanto de los habitantes de los pueblos como de algunas de sus autoridades, pues al incitar a que no se cumplan las normas impuestas por la autoridad, se están rompiendo las reglas del juego que imperan en toda sociedad civilizada

Lo que pudiera poderse interpretar como un milagro, hizo que la lluvia impidiera la procesión por las calles de Valverde el día de La Fiesta Real, con lo cual pudo haberse evitado el espectáculo que algunos pretendían protagonizar enfrentándose a la autoridad que estaba presta a impedir la participación de los mismos en la procesión.

El Sr Obispo en su homilía desde el altar expresó su dolor, su indignación, su pena por los bochornosos acontecimientos que los bailarines y tocadores han protagonizado en esta edición de La Bajada, e hizo una seria advertencia de que esto no se va a tolerar más, pues nadie, invocando mezquinos intereses pueblerinos tiene derecho a estropear una fiesta que por centenaria es patrimonio de todos los herreños. Con profundo dolor pudimos contemplar los fieles que asistimos a la Santa Misa, como nuestros párrocos de Frontera y Valverde mientras escuchaban a su Obispo , que con inmensa pena transmitía a los allí presentes, su asombro, su desconsuelo, por lo que está pasando en nuestra isla, lloraban como niños, como lloran los menores cuando ven sus ilusiones frustadas por la incomprensión y la imposición de otras personas, sinceramente esta situación vivida estos días en El Hierro, parece más bien propio de otras sociedades que no tienen las virtudes de nuestra estirpe centenaria.

Escribir un comentario


Código de seguridad Refescar

Dirección: Aurora Murciano. © El Hierro Digital | Todos los Derechos Reservados

Acceso o Registro

Identificarse con facebook

Registro

Registro de usuario