El Hierro Digital

LA IMPORTANCIA QUE TUVIERON LOS CASINOS EN LOS PUEBLOS DE LA ISLA DE EL HIERRO

Valora este artículo
(0 votos)

Los mayores de nuestra querida isla recordamos con nostalgia el importante papel que desempeñaron los casinos en nuestra juventud, y en la juventud también de algunas generaciones de herreños anteriores a nosotros, pues los casinos se fueron creando a lo largo del siglo XX y perduraron hasta fechas relativamente recientes, y que fueron sin duda los lugares de ocio y recreo para los jóvenes, que en sus recordados bailes domingueros les permitían, conocerse, enamorarse, y juntos ilusionarse para la creación del hogar soñado, todos los noviazgos de mi época se formalizaron dentro de las paredes de los casinos de nuestros pueblos. Creo que sobreviven solamente El Casino de San Andrés, y el de Sabinosa, pues los demás fueron desapareciendo poco a poco a medida que los tiempos y los hábitos fueron cambiando, y algunos de ellos fueron adquiridos por Instituciones Oficiales, y ahora cumplen otras funciones culturales de muy distinta calificación.

Hubo siempre en Valverde dos o mas casinos, creo yo que diferenciados entre si por el nivel social y económico de sus asociados, de los cuales sobrevive el Casino de Valverde, que con su bonito edificio en el Centro de La Villa, es un referente cultural de la capital herreña, y con sus actos de diversa naturaleza lo prestigian y lo hacen merecedor de los mejores elogios, creo que acaba de celebrarse los ciento cincuenta años de su existencia. Ahora me referiré a los casinos de los pueblos

Hubo casino en Sabinosa desde las primeras décadas del pasado siglo, y afortunadamente sigue su actividad, y creo que con el nombre de Sociedad La Simpatica. Sirve de lugar de reunión de los vecinos del pueblo, y se celebran bailes en sus fiestas patronales, especialmente el dia de San Simòn. También hubo casino en Los Llanillos, mi recuerdo alcanza a verlo funcionar en casa de D. Pablo Padrón, junto a La Plaza de Los Llanillos, y a mediados de los años cincuenta se trasladó a la casa construida por D. Juan Hernández, y allí funcionó con bastante animación durante algunas décadas, recuerdo especialmente los bailes de los veranos de 1,963 y 1,964, época en la que había mucha juventud en Los Llanillos, la emigración masiva de jóvenes sobre todo a Venezuela y la falta de juventud serían las causas de su cierre unos años después, y el bonito edificio ha sido convertido en vivienda de sus propietarios.
En Tigaday conocí el Casino de La Cruz Alta, en casa de Da. Conda, regentado entonces por sus padres D. Ramón- ( gran bailador del tango herreño) y su señora, pero a finales de los años cuarenta un luctuoso incidente ocurrido allí por una disputa entre dos jóvenes en la cual uno de ellos resultó fallecido, hizo que por esta y otras razones el referido casino cerrara sus puertas, tomándole el relevo El Casino de Tigaday construido por Da. Inocencia Casañas en el cual funcionó varios años, 'primero en la planta baja – donde hoy está El Banco Santander, y un poco después, en la parte alta, cuando su propietaria Da. Inocencia desde Venezuela mandó medios económicos para terminar el edificio tal y como ahora lo conocemos.

En Belgara Alta funcionó durante varias décadas de años el Casino de Frontera, en la casa de D. Dimas González Gutiérrez y su esposa Da. Ángela Padrón, este casino aparece como el primer edificio - fuera de Valverde- dedicado íntegramente a Casino desde su construcción, y se inauguró el 17 de Julio de 1,917, muchas generaciones de jóvenes de nuestra Isla tuvieron la oportunidad de disfrutar de los bailes tan concurridos de este casino, especialmente en épocas veraniegas y de Carnavales, por cierto que en uno de sus costado había pintado un precioso mural que ocupaba todo el lateral del edificio, y fue pintado en sus años mozos, por el ilustre herreño D. Matías Diaz Padrón, que hasta hace pocos años ocupó un importante puesto en El Museo del Prado de Madrid, y es considerado una figura mundial en el conocimiento del arte flamenco, este mural estuvo visible hasta hace pocos años, y me parece que ha sido sustituido por una capa de pintura que lo ocultó, ignoro si podría ser recuperado.

El Casino de D. Leonardo Armas en Belgara Baja sustituyó al de D. Dimas, y fue el ultimo que funcionó en El Golfo hasta hace unos pocos de años.

En Guarazoca hubo época de dos casinos activos además de otro en Erese, de estos no tengo mucha información, pues los pueblos de El Barrio estaban ciertamente en una situación de difícil acceso para nosotros los jóvenes de El Golfo, y casi ni los conocí, lo mismo me sucedió con los casinos de El Mocanal y Tenesedra que poco visité, así como los de Valverde a los que de joven nunca acudí.

Si conocí el Casino de San Andrés, llamado Sociedad La Igualdad, y que sobrevive en parte por la feliz idea de un recordado sacerdote D. Antonio María Hernández, que en 1,974 promovió entre los habitantes de El Hierro, tanto residentes en nuestra isla como emigrantes fuera de ella, para que entre todos compráramos el inmueble entonces propiedad de D. Oscar Acosta donde funcionaba ya el casino en régimen de inquilinato, y se logró reunir el dinero necesario para la compra del edificio y que hasta la actualidad es sede de la citada sociedad, siendo unos de los pocos casinos que han sobrevivido a los cambios habidos en nuestra isla.

En Isora ya no hay casino, creo recordar que por los años cincuenta del pasado siglo y por razones de disputa de la sede entre dos vecinos del pueblo se vivió una época triste de disgustos y divisiones entre varias familias del pueblo, pero obviando esas desafortunadas circunstancias, hubo casino en Isora hasta no hace muchos años, yo lo conocí y asistí a algunos bailes allí, por cierto que recuerdo una pancarta muy visible colocada en un lugar estratégico del edificio, con una lista de los nombres de los emigrantes isoranos residentes en Venezuela que habían contribuido al embellecimiento del casino. Este edificio creo que también ha sido adquirido por El Cabildo de El Hierro y ahora cumple funciones culturales oficiales e ignoro si aquella lista de nombres se conserva en algún lugar apropiado.

En El Pinar conocí dos casinos, uno en Las Casas y otro en Taibique, en los cuales tuve oportunidad de bailar alguna que otra vez, el de Las Casas se cerró, no se cuando, y el de Taibique también cumple ahora funciones culturales oficiales.

Todos los casinos de nuestra isla forman parte de la historia de sus gentes, de sus pueblos, de sus jóvenes y mayores, y debieran recordarse como lugares de sano recreo para muchas generaciones de jóvenes, que en sus salones encontramos la pareja para formar hogar y con las cuales nos hemos acompañado en nuestras luchas, desvelos, emigraciones nostalgias, alegrías, hasta llegar a esta época ultima de nuestras vidas en la cual me siento a recordar una parte de la historia de nuestros casinos.

Escribir un comentario


Código de seguridad Refescar

Dirección: Aurora Murciano. © El Hierro Digital | Todos los Derechos Reservados

Acceso o Registro

Identificarse con facebook

Registro

Registro de usuario